¿Acaso llegamos al punto donde las startups son más parecidas al ídolo pop del momento que ha robustas empresas que lograrán resistir el paso del tiempo?

Las empresas cada vez se comportan más como popstars que como ecosistemas, es díficil irrumpir a un contender, facebook esta haciendo un verdadero infierno para Snapchat, pero lo mismo sucede en cada renglón y en cada giro comercial del ecocistema emprendedor.

Una empresa comienza a tener mucha fama, se estuida su éxito hasta al cansancio y su competencia directa logra copirarla o comprarla (lo que pase primero).

No era tan común que las empresas copiaran descadaramente a su competencia, era signo de debilidad o de falta de recursos e innovación si un gran competidor hacía exatamente lo mismo que su competencia, pero los tiempos han cambiado y el mercado exige justo eso, responder rápida y agresivamente a cualquier amenaza o propuesta lo suficientemente buena.

Las startups se han vuelto el patio de innovación de las grandes empresas, pero con ciclos de desarrollos mucho más cortos que nunca ahora resulta millones o billones de dólares más barato clonar un producto que comprarlo. El marketing también se ha hecho más accesible y efectivo para todos lo jugadores.

Estos factores han hecho que incluso las mejores startups se comporten más como un ídolo pop con un one hit wonder, que como una empresa madura y éxitosa. Como en todo hay casos extremos que prueban o contradicen esta aseveración pero en general pareciera que la especulación de los inversionistas y fondos de capital elevan al cielo a las startups más prometedoras para solo dejarlas caer.

Se ve muy díficil que Uber resuelva el problema de los carros autónomos y lo que eso significaría para su módelo de negocios, lo mismo pasa con snapchat frente al mundo, airbnb parece ir bien por ahora ya que dejo de hacer lo que proponía y solo se mimetizo con todo lo que ya existía, si hay humo habrán inversionistas y con esto todos los problemas de estar en un lugar al que no perteneces.

Al igual que el resto de las industrias, pretenden que una empresa madure en una fracción del tiempo de lo que antes tomaba, pero al final ignoran que son dirigidas por egocentricos humanos con los defectos que cualqueir otro pudiese tener y eso no lo pueden cambiar con una buena plática y una bolsa de dinero.

Las empresas maduran junto con sus directivos y mientras eso no suceda muchos globos van a reventar, muchas empresas desapareceran y solo unas cuantas lograrán tener una identidad y sentido en el ecosistema moderno de depredasión absoluta.