Hace un tiempo me encontraba pensando, por qué la gente se aventura a emprender negocios o ideas por corazonadas inciertas… Si lo piensas bien es como si te hablarán de algo que no puede ser real, como si se tratase de un fantasma, y la gente sensata no cree en los fantasmas.

Conozco mucha gente creativa que tiene multitud de proyectos de negocio, ¿pero qué es lo que pasa? Al momento de querer materializar sus ideas no tienen efecto debido a que carecen de aspectos administrativos, de gestión y lo más importante, clientes.

Algunos con más visión llegan ante inversionistas o a solicitar apoyo tratando de enamorar con su propuesta, con el ya famoso “pitch” piensan que se les debería de reconocer su potencial y conseguir recursos para llevar a cabo su propuesta de negocio, pero muchísimas veces no tienen resultados.

Hace falta más para hacer algo real, es aquí cuando la búsqueda de clientes, la planeación, organización y control del proyecto son como el propósito, el cuerpo, los músculos y la piel de aquello que queremos crear, lo que nos dará confianza ante los demás

Hay que reconocer que la idea de un negocio es como el espíritu del mismo, la energía que le da vida y sentido, pero por sí sola al final es como un fantasma y hay que tener cuidado porque puede terminar espantando.

Es por eso que el solo trabajar en una idea no sirve, hay que salir a buscar a tus clientes y crear la estructura que sirva de receta para tu proyecto, una vez hecho esto se está a un paso verdadero de hacer real tu sueño.

Planes de negocio, papeleos, procesos, manuales y demás documentos no son un mal necesario, es algo necesario que hacemos mal. Nuestras acciones deben estar siempre enfocadas en conseguir clientes y no en que exista una empresa.

En mi caso personal, por medio de varios proyectos y experiencias hemos aprendido que lo peor que puedes hacer es tratar de hacer negocio con solo una idea para después tardar demasiado tiempo en desarrollarla, terminarás con un producto que nadie quiere.

Es por eso que la próxima vez que trabajemos en un proyecto hagamos todo lo posible de que no termine siendo un fantasma de lo que pensábamos, hay que salir allá afuera a hacerlo real.

Y hablando de proyectos, te invitamos a conocer Pundit, empresa nacida con el fin de mejorar la educación por medio herramientas tecnológicas y el contacto comprometido con las personas.