Cuando se crea una startup lo más normal es tratar de probar la aceptación de tu idea aún si eso significa algo de perdidas por varios años, para la mayoría será la última decisión real que tomarán sobre su proyecto.

Apartir del punto en el que se decide operar con perdidas, solo hay dos opciones, o se consigue la masa crítica de usuarios para generar un modelo de negocios indirecto, como en el caso de Google Adwords, Facebook Ads, etc. o se fracasa.

Las empresas que han creado productos geniales no rentables aún tienen opciones para salir bien librados, pero rara vez se van a materializar ya que carecen de las habilidades que los llevaron a ese punto en un principio, como lo es negociar, crear oportunidades a mediano plazo, dar seguimiento y generar alianzas estrátegicas.

Cuando se valora una startup se empieza un juego de pokar, rara vez se tienen los elementos tangibles que justifiquen el precio de una empresa, por lo que es más una tarea de convencimiento y relaciones públicas que de buena administración.

Ya que muchas Startups logran financiar su operación bajo la promesa de valoraciones increibles no es raro que incluisve varios unicornios hayan tenido que cerrar cuando no pudieron convencer a mas gente de financiar su visión.

Grandes cantidades de usuarios, tecnologías, información y equipos bien capacitados pueden ser atractivos para vender una empresa, pero la mentalidad hacia crear empresas rentables desde el día uno debe estar escrita en el ADN de los emprendedores.

El único beneficiado de ver caer empresas que no lograron ser rentables es tu competencia, ya que puede evitar cometer los errores que cometiste y copiar tus aciertos. Hay toda una industria que florece por los startups fracasados, pero en general se basa sobre la ilusa idea de un emprendedor de corregir el estado financiero de su startup a mediano o largo plazo.

Reconoce la etapa de tu empresa y no gastes más de lo que puedes generar en ventas, levanta capital para crecer tu empresa no para operarla, si tu proyecto no puede operar sin grandes sumas de capital, tal vez no sea el proyecto adecuado para ti en este momento. Procura siempre ir de menos a más, aunque sea un proceso más frustante y menos glamoroso es el adecuado.