Si has emprendido un negocio sabes lo difícil que puede llegar a hacer construir algo de valor en México, pero eso no necesariamente es algo malo para los startups.

Con el más puro “darwinismo” las startups que no pierden la pasión y ánimo están demostrando lo que una buena idea puede llegar a ser al lado de un emprendedor experimentado.

Por supuesto que hay empresas de juniors y plutocratas que han sabido jugar bien sus cartas en la política y relaciones en México, algunos de ellos incluso han creado excelentes productos. Pero en el país son muchos más los que no tienen más que pasión, inteligencia y creatividad para materializar sus sueños.

Por años los grandes monopolios han abusado de los micro empresas y aún más de aquellos que empezaban a brillar, todos conocemos al menos una historia al respecto de primera o segunda mano pero esto esta a punto de cambiar. Con el fracaso viene también la madurez, con la agonía la templanza y con la aridez la resilencia.

Una sola semilla de cambio puede infectar las mentes de cientos de emprendedores, como negociar, como emprender, como crear, la ola de empresas de la nueva generación es algo que nunca antes han visto estos empresarios.

 

México y el mundo van a recibir el golpe de una nueva generación de empresas apoyadas por mentes forjadas al calor del país.